Espectros tiene la red

emigración, facebook, internet, literatura

Haber encontrado a Darwin supuso un relámpago de alegría que le permitió evocar infancia y adolescencia. Mas, entre conversaciones y quizá por el tiempo separado de su amigo,  creía a veces percibir cierta frialdad rematada en diálogos parcos e insulsos. Llegado a ese punto, aceptando lo del trabajo como coartada, se contentaba con actualizar la información referida a la vida del otro. Miraba las fotografías colgadas en su muro y especialmente observaba la imagen principal. Debió habérsela tomado recientemente, su rostro llevaba la marca de quien se acerca a los cuarenta y había en su apariencia un hálito de amargura que a él hizo meditar porque era la aflicción del emigrado, podría llegar a asemejársele. Por suerte no había recurrido a fetiches o paisajes abstractos como otros. Tener una foto suya le hizo sentirse cómodo, como si los intercambios fuesen en verdad encuentros en vivo y en directo, personales.

A veces chateaban por la noche, pero la mayoría de las pláticas ocurrieron en horario de la mañana. Así, por dos semanas en las que su amada y la amiga y hasta Bergson atestiguaron la satisfacción que el hallazgo hubo de ocasionarle. Un día el Aseregaucho contó a otro amigo afincado en Oslo de su reciente encuentro y este le soltó una frase fulminante e inmisericorde que se le clavó en la cien como una agujeta: “Coño, mijo, pero tú no sabes que Darwin está muerto”. “¿Muerto?”, exclamó: “¡Si yo chateo con él todos los días, qué bolá contigo.” “Pues ve a ver… Pensé que lo sabías, Asere; ha sido una cosa terrible para todos”. Era terrible, sí, enfermizamente terrible. En efecto, su amigo había fallecido dos semanas antes debido a un disparatado asalto callejero, pero su perfil de Facebook seguía allí y lo que era peor, alguien con espíritu macabro lo mantenía actualizado.

En el siguiente intercambió acribilló al supuesto Darwin con una sucesión de preguntas desesperadas, algo que llevó a cabo no sin evidente escozor, allí estaba la fotografía de su amigo mirándole a los ojos desdichado, y peor: enseguida leyó los saludos, vio los emoticones, tuvo las respuestas. “Soy Vidalina, ¿te acuerdas de mí?” ¿Podía ser lo que estaba leyendo? Vidalina era la madre del Testigo de Jehová, que él por supuesto bien recordaba. La mujer había escrito cada palabra del chat, algo que no solo confesaba, sino que le aseguró seguir haciéndo como única manera de mantener a su hijo en el presente. Escribir como lo hubiera hecho, poner “me gusta” a las cosas que le habrían gustado al muchacho, reproducir noticias y trozos de canciones era su terapia y, por si fuera poco, le pedía hacerse partícipe de ella, volverse su cómplice en beneficio personal.anotador

Lo único provechoso de este episodio es que llegó a establecer una especie de teoría respecto al destino que le estaba reservado al hombre moderno. Seríamos suplantados por nuestra imagen virtual, algo que sabrá peligrosamente con detalles en el futuro, y que si adelantamos ahora es solo para mantener en suspense a los escuálidos lectores de este diario de aburrimiento. También es cierto que a partir de aquel día tomó  mayor precaución a la hora de aceptar amistades, desconocidos que se acercaban portando una inocente solicitud de amistad. Fue precavido con la información que entregaba a quien del otro lado preguntaba sobre su situación en la Argentina, que qué hacía, que dónde trabajaba, ¿regresas? Nunca se sabe si los que se hallan detrás de los retratos son en verdad los fotografiados o sus fantasmas, seres misteriosos que se aparecen en la red solo para husmear la intimidad de uno, para sonsacarte, para crear una burbuja de vanidad mortal en la que puedes quedar preso como trampa asfixiante. Eso, sin hablar de los muerto, de los que siguen con vida y de los verdaderos. Ha tratado de evitarlo, pero a veces a Darwin, por ejemplo, le da por conversar.

Anuncios

6 comentarios en “Espectros tiene la red

  1. uff me erizo. Que historia tétrica, parece un corto de ficción…

    Yo estoy en el otro extremo… Tuve un amigo que fue como un padre, desde muchos años antes de que inventaran el facebook. Luego a través de él chateabamos a menudo, compartíamos recuerdos, novedades e historias, pues aunque en el mismo país, vivíamos separados por miles de millas de distancia. Mi amigo murió de cáncer el año pasado, y yo no pude ir a su velorio. A menudo reviso su muro… releo las conversaciones, sonrío al mirar las fotos a las que dio “me gusta”, me río de los chistes que intercambiamos…quisiera que hubiera alguien de su familia ahí, y que me hablaran de él…porque lo extraño una barbaridad y nadie me entiende porque nadie lo conoció como yo. El dia que su perfil desaparezca será como si se me volviera a morir…

    Coño cará… a quién se le ocurre picar cebollas a esta hora???

    Me gusta

    1. ah, mira otra arista de un mismo fenómeno. es tan diverso lo que puede suceder al respecto que toda ficción se queda corta, evidentemente. seguro hay anécdotas aún más truculentas a la espera de ser descubiertas…!

      Me gusta

  2. Me hizo acordar de un capitulo de muy recomendable seria británica “Black Mirror” donde un personaje muere en un accidente y es “reemplazado” por un software que es capaz de reunir opiniones y gustos del fallecido vertidos en la web, procesarlos y reproducirlos para quienes quisieran seguir en contacto. Escalofriante, posible.

    Me gusta

  3. Muy fuerte la historia. Yo tenía un compañero de trabajo que falleció y en su muro le siguen dejando mensajes. Me dio tanta impresión que no usé mas Facebook. No quisiera, cuando yo ya no esté, que la me hablen por ahí, prefiero aparecer en sus recuerdos, o mejor, en un espejo a las tres de la mañana. Elijo ser un fantasma analógico.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s